Lunes, 23 Diciembre 2019 18:28

Boletín Informativo de Diciembre

Para todos los amigos de la FUNDACIÓN ZUÁ que durante este año nos han acompañado, han creído y apoyado nuestra labor, reciban un muy caluroso saludo de Navidad y los augurios por un muy feliz año 2020.

Este fue un año en que pudimos apoyar a las 100 niñas, niños y jóvenes y 20 tutores con alimentos de lunes a sábado desde el 20 de enero hasta el 16 de diciembre. Bien lo sabemos qué sin una buena nutrición no hay aprendizaje. En talleres aprendamos avanzamos en el mejoramiento de las condiciones para el aprendizaje de las matemáticas, gracias a la introducción de las plataformas de iXL y Khan Academy, que ofrecieron a los chicos la oportunidad para aprender de otra forma.

En educación superior atendimos 5 preuniversitarios y 15 jóvenes estuvieron matriculados en la universidad, todos cumplieron con los promedios exigidos obteniendo varios de ellos puntajes sobresalientes en sus calificaciones universitarias. Obtuvieron su grado universitario este año Anderson Pedraza y Kelly Monsalve.

 

En talleres artísticos un hecho que cabe resaltar es la presentación de la obra de teatro el domingo 1º de diciembre en el Teatro Gabriel García Márquez porque es el resultado de un año de trabajo constante con los niños, de ensayos día a día, semana y mes a mes. Es donde se muestran los verdaderos impactos  que se pueden lograr desde la Fundación en estos más de 60 niños que participaron en el proceso de montaje a través del año, y que por varias circunstancias, la primer de ellas, la trashumancia de las familias que atendemos, otra por el bajo rendimiento académico, pues la participación en la obra del final del año es una forma de premiar a quienes rindan académicamente, varios fueron los casos en que por malos resultados académicos hubo la necesidad de cambiar personajes)  finalmente se presentaron en escena 35. Para todos estos niños el lograr presentar un resultado que gustó tanto al público asistente y que los llenaron de felicidad con sus aplausos, es un momento de cambio en sus vidas, de recuperación de su autoestima, de ver y sentir que ellos aún muy pequeñitos cuentan y pueden hacer cosas que valen la pena. 

 

 

Y para todos nosotros esta suma de resultados, es un esfuerzo que bien vale la pena, que nos debe llenar de alegría, de ver que, si se puede ayudar a cambiar vidas y rumbos, que las amenazas para estos chicos son demasiadas y en vez de estar en las calles expuestos a semejantes riesgos, los podamos invitar a soñar a cambiar sus vidas a tener un desarrollo académico, artísticos deportivo y a ser universitarios. Esto nos debe comprometer cada día más al servicio, al voluntariado y a las donaciones de recursos económicos y de tiempo con estos 120 chicos y tutores. La tarea es muy grande, pues son cientos de miles quienes solamente en Bogotá necesitan de nuestro apoyo y esto nos debe comprometer a ayudar con más decisión y entusiasmo y ganar a otros, muchos otros para la construcción de un país donde podamos dar oportunidades a todos.

Bendiciones de Dios para ustedes, sus familias y proyectos.

 

Moises Pedraza Robayo
Director
Fundación Zuá