Lunes, 23 Diciembre 2019 18:24

Boletín Informativo Noviembre

El domingo primero de diciembre tuvo lugar en el Teatro Gabriel García Marquez uno de los eventos cumbres de la Fundación durante el 2019, como fue la obra de teatro y lo fue por varias razones: la primera porque pudimos evidenciar el gran talento de la mayoría de los 35 chicos que la escenificaron.

En segundo lugar, porque pudimos cosechar el fruto de un año de esfuerzo, que inició en febrero, con la elaboración del libreto, luego el montaje y ensayo tras ensayo bajo la coordinación de dos profesionales formadas dentro de la misma fundación. En tercer lugar, porque por primera vez dentro del público que colmó el teatro estaban las mamás de los mismos niños actores y al final de la obra mostraron su cara de asombro, felicidad y profunda emoción por los que sus hijas e hijos son capaces de hacer, unos actuando, otros cantando, otros danzando, otros haciendo actividades circenses.

 

 

Indudablemente para estas mamás este es un día inolvidable, pero ante todo para estos niños, pues lograron salir airosos luego de afrontar el reto de presentarse en un teatro ante un publico exigente y desconocido, todo aquello es memorable esa experiencia les demuestra que si se lo proponen pueden hacer algo extraordinario con sus vidas.  

Gracias a los amigos que llegaron, desafiando los riesgos de las movilizaciones, en otros casos aplazando compromisos familiares y de todas maneras haciendo un gran esfuerzo por acompañar a los niños. A todos aquellos que nos acompañaron, gracias, lo mismo a aquellos que nos colaboraron adquiriendo la boleta aun asumiendo que no nos podían acompañar ese día, gracias. 

La obra de teatro es parte de la cosecha de éxitos durante el 2019, y felices de poder demostrarse a ellos mismos que fue un año inmensamente productivo, para quienes trabajaron haciendo realidad este proceso de formación que valió la pena y a todos los que creemos en que las cosas pueden mejorar con trabajo y esfuerzo constante. 

Desde luego miles de agradecimientos a quienes de muchas maneras nos ayudan a lo largo del año para poder trabajar con los niños, para poder pagar las matrículas universitarias de los tutores, para poder ofrecerles unos alimentos dignos y poder fortalecer los programas artísticos, deportivos y de aprendizaje