Miércoles, 04 Julio 2018 10:21

Curso básico de gastronomía para mamás

Curso básico de gastronomía para mamás

Este semestre, los estudiantes de gastronomía de la Fundación universitaria San Mateo, hicieron sus prácticas profesionales con un grupo de mamás de los niños de la Fundación. Desde hace un par de años, la universidad ha estado desarrollando actividades gastronómicas con los integrantes de Zuá, en el pasado, hicieron sus prácticas profesionales también con los niños. Se han caracterizado siempre por trabajar con diferentes tipos de comunidad y esta ocasión no fue la excepción.

Antes de dar lugar a los talleres, las mamás recibieron un curso de manipulación de alimentos y además se realizaron reuniones con ellas mismas para saber hacia qué tipo de alimentos debían estar orientados los espacios. De esa forma, mediante un acuerdo conjunto comenzaron las clases, que incluían instrucción en coctelería, repostería, platos fuertes, desayunos nutritivos, entre otros.

Los objetivos principales de esta iniciativa eran, por un lado, brindar este tipo de espacios de aprendizaje a los que no todas las mamás tienen acceso debido a asuntos económicos y también potenciar las habilidades gastronómicas de aquellas mujeres que en su mayoría, hacen parte del programa de alimentación de la Fundación, para que de este modo, logren materializar los conocimientos adquiridos mediante la preparación de los alimentos que reciben los niños en la organización.

Definitivamente fue una experiencia invaluable para las mamás que participaron, puesto que los estudiantes, bajo la dirección de Laura Guatavita, coordinadora de la práctica profesional, realmente hicieron una labor que le hizo frente a todas las necesidades que de alguna forma pudieron haber dificultado la participación de estas mujeres en el taller de cocina; en ese sentido, un grupo de estudiantes se hizo cargo de brindar actividades lúdicas y recreativas a los niños de las mamás aprendices y el resto se encargó de la enseñanza de las diferentes recetas. También, la universidad permitió hacer uso de sus instalaciones y de los implementos necesarios y finalmente, como factor de suma importancia, las mamás obtuvieron la certificación que corresponde a la participación en el curso.

Es necesario seguir fortaleciendo este tipo de espacios, que no solamente están orientados hacia el beneficio de los niños directamente, sino que amplían el espectro y dejan entre ver que es de suma importancia, la capacitación de las mamás, que son la fuerza y el valor en cada uno de los hogares de la comunidad; en diferentes habilidades, hecho que sin lugar a dudas estimula la responsabilidad, la motivación, el autoestima y los sentimientos de valía en aquellas mujeres.