Lunes, 10 Diciembre 2018 17:18

“Las metas son sueños con fechas de entrega”

“Las metas son sueños con fechas de entrega”

Cuando salí del colegio era una niña soñadora con ganas de devorarme el mundo pero con el transcurrir del tiempo las cosas cambiaron de cierto modo ya que mis papas presentaron dificultades para financiar mi ingreso a la Universidad y debido a mi mala preparación en el colegio pese a que era una de las mejores estudiantes de mi institución educativa no logré pasar los exámenes de admisión de las universidades públicas de mi país, entonces sentí que las opciones se reducían a realizar algún curso o trabajar como la mayoría de jóvenes de mis condiciones socio-económicas.

La Fundación Zuá me abrió las puertas y cambio mis perspectivas de entender como son las dinámicas de la sociedad, primero aprendí que mi tiempo es valioso y si lo empleo en el bien del otro enseñándole lo poco o mucho que sé, aportaré mi granito de arena al cambio. Existen personas que las mueve un interés colectivo y velan por su comunidad aunque el sistema económico presione desde el cubrir las necesidades básicas para que reine el individualismo y la indiferencia para que el único camino posible sea destruir al otro.

Gracias a la Fundación ingrese a la universidad privada, estando allí evidencié las desigualdades de oportunidades y condiciones que los jóvenes reunidos en ese lugar poseíamos algunos en mayor o menor medida pero a la vez identifiqué que la educación es el medio más factible y viable para cumplir sueños.

Escogí estudiar Cine y Televisión en la Corporación Universitaria Unitec lo que me implicaba una inversión económica en tecnología, talleres de realización pero estudié sin equipos propios durante toda la carrera lo que me dificultaba la práctica y pulirme en cargos como camarógrafa o editora pero busqué soluciones como pedir prestados equipos, quedarme en la universidad hasta altas horas de la noche porque sabía que debía rendir y mostrar resultados frente al voto de confianza de las personas que financiaban mi carrera y estaban pendiente de mi desarrollo profesional.

En momentos sentía que la vida me presionaba por todos los frentes y me agotaba pero aquí y ahora miro el camino de otra manera todas las circunstancias formaron mi carácter. A pulso aprendí que en lo que he logrado en mi vida no ha sido gratuito, he tenido que sacrificar cosas, dormir poco, llorar, pelear pero a la vez he reído, disfrutado y conocido personas que considero mis amigos.

Infinitas gracias a la vida por transformarme, formar mi criterio, permitirme crecer, ponerme uno y mil obstáculos para demostrarme mi resiliencia frente a la adversidad y quizás frustración.

Aquí y ahora sigo siendo una mujer soñadora con un camino ya recorrido y con un título profesional. Culminar algo indica que empezaras algo y más grande construir Tu Vida.

Francis Gómez.

Profesional en Cine y Televisión