Adriana Pedraza

“No hay coincidencias, solo planes perfectos de Dios”

Y si bien no estoy en ese mundo que de pequeña imaginaba, algo tal vez utópico, si me encuentro en un momento maravilloso, más bien real y aterrizado, que ha sido construido por un sinfín de experiencias que han cambiado mi vida hasta el punto de soñar sin temor a perder. Zuá ha sido sin duda alguna una de esas experiencias, quizá la más valiosa hasta ahora, ha sido ese camino y punto de giro en mi vida y en la de mi familia, ha sido mi hogar, una herramienta con la que la vida nos ha privilegiado a unos cuantos para llevar a cabo metas y sueños, la Fundación Zuá es cómo una piedra en el camino que en vez de obstaculizar el paso me ayuda a darlo con más fuerza, Zuá ha sido y será la oportunidad para muchas vidas y lo más bonito de hacer parte de esta bella familia es sentirte en la capacidad de servir y ver como todos los aprendizajes recibidos son ahora oportunidades de gran valor para otros.

Hoy doy gracias infinitas a Dios por llevar mi vida hacia Zuá y permitirme conocer allí gente tan valiosa, agradezco por ese año 2004, año en el que llegue a la fundación y aunque con necesidades diferentes a las de ahora me abrieron las puertas para guiar mi camino e invitarme a soñar… hoy 2016 con mi título como licenciada en educación artística y con una sonrisa de oreja a oreja, agradezco a la Fundación Zuá y a todas esas personas que tras bambalinas han aportado y creído en los sueños de cientos de niños y sus familias. Gracias director Moisés Pedraza por brindarnos tu tiempo, abrazo, ejemplo, concejos, anécdotas y conocimientos orientados a creer en el cambio y ser dignos hijos de Dios.

Adriana Pedraza
Tutora Líder de Proyecto Artístico y Cultural