Kelly Alejandra Monsalve Lopez

En mi proceso dentro de la fundación pude comprender que mi propósito no era únicamente lograr mi formación académica y profesional sino formarme como persona, como compañera, como amiga, como hermana, como hija, como maestra.  Aprendí también que la Fundación Zuá, es mas que una edificación, una clase o un taller, va mas allá de una idea idílica dentro de la realidad de nuestro país.

 La Fundación Zuá es el entramado de relaciones que allí se crean, es un nicho de sueños y de soñadores, es el encuentro con el otro y con nosotros mismos, es el esfuerzo por brindar incluso hasta lo que no se tiene, es una manera de ver distinto, es una oportunidad para entender que a pesar de las situaciones más adversas es necesario luchar por lo justo y es posible creer, crear y transformar nuestras formas de pensar y de vivir. 

Ya en este punto, donde logré uno de mis grandes sueños, graduarme como profesional en Trabajo Social, puedo comprender que el paso por la Fundación no fue el fin sino el medio, es una estación a lo largo de nuestros caminos en la cual quisiéramos permanecer por mucho tiempo, de la  que aprendemos cosas fundamentales para nuestras vidas y a la cual retornamos una y otra vez con la esperanza de brindar siempre cosas mejores. Pero que en ese proceso nos impulsa a volar, a buscar nuevos horizontes sin perder nunca su enseñanza principal “Servir con amor” y luchar por la transformación social donde quiera que nos encontremos. 

Me siento infinitamente agradecida con este lugar por abrirme las puertas, por lo que me brindo durante mi proceso y por recibir de la mejor manera lo que yo pude aportar. Agradezco también a todas y cada una de las personas que me apoyaron de diferentes maneras a lo largo de mi carrera, a quienes me acompañaron, me escucharon y construyeron a mi lado aun conociéndolas o no.  Los llevo siempre en el corazón, en el recuerdo y en cada una de mis acciones. 

Esta no es una despedida, un mensaje de agradecimiento profundo por lo que significó Zuá el cierre de este importante ciclo. Se claramente que enfrentarme a la vida profesional no será fácil, pero tengo muy claro también que es un elemento de vital importancia para finalmente hacerle frente a la vida real, a las condiciones tan desiguales de nuestro país y nuestra latinoamerica. Seguiré luchando día a día con mucho esfuerzo por el derecho a la vida digna y por la transformación social de nuestra sociedad. 

Seguiré sirviendo con amor cada día de mi vida. 

Gracias Infinitas