Domingo, 20 Noviembre 2022 01:46

Boletín Informativo noviembre 2022

bosa

Llegar al salón donde nos reunimos con los niños es una proeza, pues en invierno, que ha sido la mayor parte del año, es un barrial espantoso, mientras en los días de sol, se levanta una polvareda que invade los pulmones; no obstante, a las 7:30 de la mañana nos encontramos con niños sonrientes, felices que sin importarles las condiciones, saben que van a ser recibidos por personas que les brindan un afectuoso abrazo y luego les comparten un desayuno caliente.

Llegan chiquitas y chiquitos desde los 5 años en adelante hasta algunos que ya están terminando el bachillerato, en total son 16 beneficiarios en la mañana y 16 en la jornada de la tarde, es un grupo pequeño porque solo contamos con una bodega en arriendo, en un primer piso, y allí la coordinadora y dos tutores en la mañana y dos en la tarde, se organizan para desarrollar en los niños la confianza en sí mismos a través de enseñarles a leer, escribir y las operaciones básicas de matemáticas.

primera

segunda

 Entre los tutores y la coordinadora se encargan de motivarlos por aprender, por descubrir el mundo de oportunidades que hay detrás de la educación; un mundo que están conociendo a través de los libros, los computadores y las tablets que deben ser usados por minutos ya que no son suficientes para todos; además de la educación, también hay momentos para cantar, bailar y jugar. Y es así que sobre las once de la mañana reciben un almuerzo preparado con el mejor condimento de todos -el amor- y terminado el servicio, la coordinadora con los tutores organizan el salón para recibir a los chicos que, en la misma actitud, llegan a la una de la tarde para empezar un proceso similar a los de la mañana y así hasta las cinco de la tarde, cuando reciben un refrigerio antes de volver a casa. Muchas veces, el dilema es para que los niños se vayan, pues quieren permanecer en la Fundación, el lugar que los acoge, donde reciben amor, comida y la posibilidad de soñar con una vida mejor.

Viviendo esta problemática, no podemos dejar de preguntarnos, ¿Qué será de la vida de varios de estos niños que a los 10 años no van a la escuela y no cuentan con los minimos conocimientos para enfrentarse al mundo? Pero al mismo tiempo, nos encontramos con unos maravillosos tutores que son conscientes que el tiempo del que disponen es una oportunidad única para marcar el futuro de estos colombianos y venezolanos castigados por la realidad que viven

 

 

tercera

PATIOBONITO

 

El día inicia a las 5:30 de la mañana con la llegada de las mamás encargadas de la preparación de los alimentos; en la mañana ofrecemos desayuno y almuerzo, y en la tarde almuerzo y refrigerio. Es un grupo de siete mamás, quienes en contraprestación (por el cuidado de sus hijos) aportan 4 horas de su tiempo en la semana para esta labor. Luego cada grupo - a cargo de un estudiante del programa de educación superior (preuniversitario o Universitario), quien en contraprestación al pago de su matrícula Universitaria aporta 20 horas semanales a los más pequeños - se dirigen a los salones para hacer sus tareas del colegio.

cuarta

quinta

Actualmente contamos con niños, niñas y jóvenes quienes asisten a 24 colegios diferentes de la localidad, lo cual requiere de una atención casi personalizada para el desarrollo de las tareas, aunque se encuentren en los mismos grados. Luego participan de los refuerzos escolares en matemáticas, lectura y escritura e inglés. Allí se enfoca el trabajo en las dificultades académicas de cada niño, niña y joven que en muchos de los casos no corresponden con el nivel educativo en el que se encuentran; asimismo se utilizan todas las estrategias que permita apoyarlos en su proceso académico y de desarrollo personal como: plataformas académicas virtuales, libros, material didáctico, material audiovisual, entre otros; también participan en las clases de música y demás actividades planteadas por cada grupo con el fin de proporcionar espacios de aprendizaje integral. El desarrollo diario de las actividades se realiza con la ayuda de una coordinadora y 13 tutores quienes asisten a la Fundación -unos en la mañana y otros en la tarde-.

La jornada en la sede de Patio Bonito termina a las seis de la tarde con los niños, niñas y jóvenes que asistieron en la mañana al colegio.

sexta

SENDEROS

En el Centro de Estudios los Senderos en la vereda San Bernardo - área rural del municipio de Sasaima-, tenemos actualmente 8 jóvenes de los cuales 3 cursan una carrera universitaria en modalidad virtual y 5 cursan el preuniversitario, grupo liderado por una coordinadora que acaba de terminar su máster en Neuropsicología. Allí el día inicia a la 4.30 a.m. con actividad física, unos salen a trotar, otros hacen zumba y otros ejercicios isométricos durante una hora, luego continúan con la limpieza a las instalaciones mientras otro grupo prepara el desayuno que se sirve a las 7:00 de la mañana. A partir de las 7:30 de la mañana y hasta la una de la tarde, es el tiempo de estudio con clases vía online, profesores del preuniversitario y de las universidades. A la 1:10 p.m. aproximadamente se sirve el almuerzo y luego durante una hora y media se realizan talleres de psicología, dedicados cada semana a un tema distinto, así mismo hay tiempo para escucharlos y hacerles seguimiento con sus historias de vida personal; estos ejercicios nos han permitido procesar hechos de vida dolorosos, descubrir que seguimos siendo personas en construcción y que partimos de esas realidades para estructurar el proyecto de vida de cada uno.

septima

En Senderos también exploramos, a través de distintas técnicas grupales, las capacidades que tenemos individualmente y como grupo, así aprovechamos esas técnicas para aplicarlas en la vida diaria para aprender a convivir en un entorno distinto a la cultura de donde proviene cada joven; logrando una adaptabilidad al cumplimiento de normas y horarios del trabajo en comunidad. Pero también hubo tiempo para jugar fútbol y participar en un programa deportivo -torneo- realizado por el municipio, el cual sirvió de vitrina para que nos conocieran.

De 3:00 a 5:00 p.m. se realizan actividades de campo como sembrar distintos cultivos de café, maíz, frijol, plátano y otros, luego tienen otra hora más de estudio, sobre las siete de la noche servimos la cena, y finalizamos el día con:
 -Reunión para intercambiar entre todos las experiencias del día a día
- Hora y media de lectura.
Y a las nueve de la noche nos dirijimos a los dormitorios, esta rutina se ejecuta de lunes a sábado, porque el domingo es de total descanso, esparcimiento y diversión. Un descanso en el que aprovechamos las bondades de la naturaleza con caminatas a lugares cercanos, ir a visitar instituciones amigas, y en tiempo seco darse un chapuzón en las quebradas aledañas, pasear por Sasaima y al menos una vez, viajar hasta Villeta a conocer sus atractivos turísticos y degustar un rico helado.

Esta rutina se rompe esporádicamente con alguna actividad extra, como puede ser una salida a recorrer Bogotá, visitar los museos, darse un paseo por la Candelaria y los diferentes edificios de los poderes políticos centrales, y desde luego montar en Transmilenio, subir a Monserrate en Funicular y bajar en teleférico, todo lo que constituye una novedad para estos chicos que por primera vez visitan el centro de Bogotá. Esta experiencia es marcada por unos hitos constituidos por la presentación de las Pruebas Saber y el recibo de sus resultados, que por fortuna marcan, por lo regular, un avance considerable en todos los chicos y que se constituyen en estímulo tanto para profesores y coordinadores, pero sobre todo para todos y cada uno de los estudiantes que confirman que son capaces de mejorar en todos los campos y entonces se lanzan a soñar y a hacer realidad sus metas.

octava

novena

Solo me resta decirles que para todos nosotros el ser testigos del avance gradual de la mayoría de los chicos, que se van transformando en personas autónomas, resueltas y decididas a salir adelante, se constituye en el mejor estímulo para seguir dando día a día lo mejor. Gracias a todos los amigos que nos apoyan con sus donaciones para que la atención a las  niñas, niños y jóvenes de población vulnerable y marginada siga siendo una realidad con frutos palpables.

 

Moises



_____________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

Contamos con su apoyo para que muchos mas jóvenes puedan hace realidad su sueño de estudiar una carrera profesional. Puede hacer su donación a nombre de la Fundación Zuá NIT. 830104271-8 a través de consignación o transferencia en las siguientes cuentas:

 BANCOLOMBIA: Cuenta de Ahorros 193 110 588 03
DAVIVIENDA: Cuenta de Ahorros 005 100 104 321
BBVA: Cuenta de Ahorros 724 155 171

 O por medio de nuestras plataformas de recaudación de fondos

                                     Clic sobre la imagen

                                                      dona6                                                                                                   dona5                          

                                       

 

 

Por favor informarnos de tu transacción vía WhatsApp a Moisés Pedraza 320 849 5114